¿QUÉ ES IDEOLOGÍA DE GÉNERO?

 

Por: P. Walter Malca Rodas; C.Ss.R

Últimamente el tema de la ideología de género está en boga. Sobre este tema hablan los políticos, los periodistas, gente religiosa, etc. Pero ¿sabes exactamente qué significa la ideología de género?

 

ALGUNAS PRECISIONES

Para no caer en fanatismos hagamos algunas precisiones: detrás de todos estos movimientos hay algunas luchas justas y honestas, como la búsqueda de igual dignidad y oportunidades para varones y mujeres. Yo estoy de acuerdo con esto, porque durante mucho tiempo las mujeres han estado sometidas a los hombres, y aún ahora todavía hay visos de machismo. Mi madre aún vive y tengo hermanas, primas y sobrinas y no me gustaría que ellas sean sometidas, maltratadas y humilladas.

Por otra parte también está la búsqueda de respeto a los homosexuales, pues en nuestro medio hay expresiones de homofobia que deben ser condenadas, porque los homosexuales son seres humanos que merecen todo nuestro respeto.

Salvaguardando estos aspectos positivos, digamos de una vez por todas que, la ideología de género es dañina, perversa y malsana.  ¿Por qué…? Por las siguientes razones:

 

PERVERSIDAD DE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO

La ideología de género es perversa, porque quienes promueven esta forma de pensamiento dicen que las personas no nacemos varones o mujeres, sino que la sociedad, la familia, a través del proceso educativo, nos obliga a ser varones o mujeres. Ellos dicen que no existen dos sexos, sino que, además de sexo masculino o femenino, existe una gran variedad de opciones sexuales. Ellos, incluso, no prefieren hablar de sexo, sino de género, porque el sexo se limita a varón – mujer, en cambio la palabra género les da la posibilidad de hablar de una pluralidad de opciones sexuales.

En vista que la heterosexualidad se construye en la familia, según piensan ellos, dicen que desde la escuela y el colegio se debe dar la opción a los niños y adolescentes a elegir su opción sexual. Por eso suelen decir “construye tu identidad”, “explora tu cuerpo”, como si la identidad no viniera dada por la naturaleza.

Por esta razón desde la escuela se debe educar a las niños para que ellos elijan si quieren ser varones, mujeres, gays, lesbianas o transexuales. Esta postura es tan absurda porque los niños y adolescentes necesitan ser orientados y no están en capacidad de discernir lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto. La identidad sexual no se construye sino que se fortalece, a través de un largo proceso que implica la asimilación de conocimientos y experiencias correctas. Pero este proceso no parte de un punto neutro, asexual, sino de una plataforma básica conferida por la biología: varón – mujer. Si a un niño se le trata como mujer o tiene experiencias de abuso sexual por gente de su propio sexo se le puede confundir en su identidad sexual.

Grafiquemos el fortalecimiento de la identidad sexual con una imagen: Pensemos en una semilla que se siembra y esta germina, crece y da frutos. El árbol es diferente de la semilla, pero hay una continuidad en ellos. Si siembras maíz no esperes cosechar peras. Si la semilla crece cosecharás maíz. Así es la sexualidad; sobre la base biológica que te concede la naturaleza se forja tu identidad sexual.

Referido a este tema el Papa Francisco, en un discurso pronunciado el 25 de marzo del 2015, ha condenado la ideología de género considerándola como un “error de la mente humana”, una “colonización ideológica”.

 

EL LOBBY GAY

Detrás de estas tendencias también está el lobby gay, es decir la publicidad gay que pretende implantar una cultura homosexual. Sobre el tema de la homosexualidad ya me he expresado en otras oportunidades y he dicho que los homosexuales no son culpables de su condición y hay que ayudarles a encontrarse consigo mismo y aceptar su realidad, pues ellos no eligen ser homosexuales, sino que se descubren así y tienen que aprender a vivir con su inclinación.

La homosexualidad no es una opción, sino una tendencia. Nadie elige ser homosexual, sino que se descubre así. La ciencia aún no ha logrado explicar el origen de la homosexualidad. En algún momento se habló de la posibilidad de que tenga su origen en la biología, pero la ciencia se ha encargado de desmentir esa opinión, porque no existe el gen de la homosexualidad. La psicología nos dice que la condición homosexual de muchas personas hunde sus raíces en eventos traumáticos que, a veces, arrastran desde el vientre de su madre. Por eso, los homosexuales deben asumir con responsabilidad y honestidad su vida encontrando la verdad de su ser y no queriendo imponer a otros su condición, que cuantiosas veces es una carga pesada para ellos.

Este tema lo suelo explicar con una imagen: lo normal es que las personas caminemos erguidos apoyados en nuestras dos piernas. Pero hay personas que por algún tipo de problemas como la poliomielitis o un accidente adquirieron alguna cojera irreversible. Esa persona tiene que aprender a vivir con su cojera y nosotros tenemos que aprender a respetarla. El problema surge cuando lo cojos quieren que los que somos normales caminemos cojeando como ellos y eso es inconcebible.

 

EL CULMEN DE LA PERVERSIDAD

La perversidad de esta forma de pensar llega a su culmen cuando dicen que se debe eliminar del lenguaje de la humanidad palabras tan sagradas como papá y mamá. Como él no puede ser mamá y ella no puede ser papá hay que eliminar del lenguaje de la humanidad estas palabras porque son discriminatorias y en vez de usar esas palabras hay que usar la palabra progenitor. Por eso, en vez de decir papá y mamá se debe decir progenitor 1 y progenitor 2.

La perversidad de esta ideología también se manifiesta en la lucha de las parejas homosexuales por la adopción de niños; afirmando que, igual que las parejas heterosexuales, ellos también tienen derechos de tener hijos adoptivos, sin darse cuenta que el tener hijos no es un derecho, sino un don. Hay muchas parejas heterosexuales que quieren tener hijos y no pueden.

La exigencia de las parejas homosexuales por adoptar niños es perversa porque un niño o una niña para forjar su identidad sexual necesitan de un papá y una mamá, de un modelo de varón y de mujer. Es verdad que hay papás o mamás que crían solos a sus hijos, pero esa es la excepción y no podemos hacer de la excepción la norma. Incluso aquellas personas que se criaron sólo con papá o mamá tienen un gran vacío que intentarán llenar toda su vida.

 

LA IDEOLGÍA DE GÉNERO EN EL PROYECTO EDUCATIVO DEL MINISTERIO DE EDUCACIÓN PERUANO

La ministra de educación Marilú Martens ha negado en varias oportunidades la existencia de la ideología de género en el curriculum nacional. Sus palabras textuales son: “No sé dónde hay eso que ustedes dicen o llaman ideología de género”. Sin embargo, a pesar de este negacionismo, sí ha habido ideología de género en el plan curricular. En la antología literaria del Ministerio de educación existe literatura homosexual, que raya con la pornografía. Consideremos la siguiente historia:

“Esa noche Dora fue a dormir con Eunice. La amiga había mandado a hacer unos calzones anchos de algodón, iguales a los que usaban en el colegio de monjas, y que no existían en el mercado. Vestidas apenas con esas prendas, que a pesar de toscas, o tal vez por ello, tornaban aún más atrayentes sus delgados cuerpos, las dos hicieron el amor con una pasión intensa.” Esta historia habla de dos lesbianas que se casan, adoptan un niño llamado Ernestito y las amigas dicen que se parece a su mamá. La Guía de educación sexual integral dice que los niños de 11, 12, 13 y 14 años “practicarán su sexo responsablemente” y se les insta a explorar su cuerpo.

 

CONCLUSIÓN

Por todas estas consideraciones y muchas otras más debemos rechazar con energía todo atisbo de ideología género, porque es malvada, perniciosa y letal. En definitiva la ideología de género es un veneno para las personas y la sociedad.