ASUMIR CON RESPONSABILIAD NUESTRA VIDA

Por: Walter Malca Rodas; C.Ss.R.

Una mujer me hizo la siguiente consulta: “Padre, yo tengo un gran odio, un gran resentimiento hacia la ex de mi ex”. “Cómo así, explícame”. “Mire, yo estaba comprometida con un hombre, quien había tenido un compromiso. La ex de mi pareja nos hizo la vida imposible. No nos dejó ser felices, le llamaba, le envía mensajes diciéndole que le extraña, que quiere estar con él. A final sucumbió. Por eso le tengo tanto odio, tanto resentimiento, porque nos hizo daño”.

Yo creo que esa mujer no tiene mayor responsabilidad. El responsable era él que no fue capaz de poner los puntos sobre las íes. Si él no hubiese querido tener nada con ella simplemente lo hubiese bloqueado, pero no lo hizo. Él no tenía claro qué es lo que quería, jugó con fuego. Por otra parte, tú también eres responsable porque tú elegiste a esa persona inmadura para que sea tu pareja y lo has tolerado tanto. Para que te liberes del odio y del resentimiento es necesario que asumas tu vida con responsabilidad y no eches la culpa a nadie”.

En la vida, hay muchas personas que, igual que esta mujer, andan echando la culpa de sus fracasos a los demás y ellos no son capaces de asumir su vida con responsabilidad. Ellos simplemente se sienten víctimas de la maldad de la gente.  Quienes asumen esta actitud jamás podrán mejorar, porque su cambio depende del cambio de los demás. Y, como los demás no van a cambiar, su cambio será  imposible. Tales personas podrán cambiar cuando asuman con responsabilidad su vida. Esto le pasó al siguiente protagonista:

“Yo soy un hombre que he vivido con mucha amargura y odio hacia mi ex esposa. Creía que por su culpa no funcionó nuestro matrimonio. Cierto día descubrí que yo también he tenido gran parte de responsabilidad, pues la tenía abandonada. Cuando dejé de echarle la culpa me liberé”, me confesó cierto día un hombre. (Fuente: www.padrewaltermalca.com)